Hermandad de Madre de Dios del Rosario. Patrona de Capataces y Costaleros.


Ir al Contenido

Colaboraciones

ACTUALIDAD

 

MADRE DE DIOS

 

Al cumplirse este año el primer centenario de su nacimiento, reproducimos a continuación un artículo del Padre Carrillo

publicado, el 11 de octubre de 1970, en El Correo de Andalucía:

 

   

            Así como para Sevilla existe una procesión mariana que no necesita para que sea identificada acudir a últimas diferencias de advocaciones, titulares o lugar de veneración y basta decirle al sevillano de Sevilla, aquí no redunda la redundancia, sale la procesión de la Virgen, para saber que se trata de la de las ocho de la mañana del 15 de agosto, la que aparece por la Puerta de los Palos, así el auténtico costalero de raza y estirpe y el capataz de vocación tienen un día, una imagen y una procesión que no necesita del titular individualizante para que todos sus sentimientos se conmuevan y la emoción se asome por sus ojos. Es un nombre que sobrepasa fronteras y asume titulares: la ¡MADRE DE DIOS!.

 

             Ellos, que para entenderse con Sevilla y su pueblo mariano y cofradiero hablan de “sacar” el Museo y el Baratillo, los Negritos, las Cigarreras o los Panaderos, que llevan a San Bernardo, San Esteban o las Penas de San Vicente, que van a Montesión o al Valle, en la Esperanza o en la Estrella, cuando tienen que hablar y entenderse con los suyos, en lo que es muy de ellos, es decir de su Hermandad, de su Virgen o de su salida, se entienden en ese estilo breve y apretado, semejante al diálogo entablado entre capataz y costalero, cuando ya se acaricia el martillo y se pega el cuerpo a la trabajadera. Conversación y consigna que siendo corta dice mucho y sonando a vulgar es profunda y misteriosa. Basta decir hoy sale la Madre de Dios... y “ya está dicho tó”.

 

             Por esto el 12 de octubre, Día de la Raza, es fecha que se va haciendo historia y convirtiendo en tradición en la Hermandad de Capataces y Costaleros de Sevilla. Es el día de la MADRE DE DIOS. La cuadrilla a quien la suerte elija, cada año, para llevarla en su paso en esa noche inimitable, no sacará a “Triana”, aunque sean los mismos que saquen el Tiro de Línea o la Universidad, ni sacarán a Santa Ana los que quizás se ufanen porque van en San Gonzalo o con Santa Catalina, ni siquiera se dirá que sale la Virgen del Rosario, titular de su Hermandad y Archicofradía y sea esa la expresión plástica con que se catalogue la imagen bonita y dulce, que se venera en Triana para distinguirla de la muchas que conserva en sus templos (gracias a Dios) la muy noble y muy leal, pero, sobre todo, la muy mariana ciudad de Sevilla.

 

             El costalero de siempre y el capataz auténtico saben que la luz se descompone en los colores del arco iris cuando el sol atraviesa las gotas de la lluvia. Y ellos saben que María es herida sangrante de Amargura o Mayor Dolor y Traspaso, y verde de Esperanzas triunfadoras sobre el pecado y la muerte y dorada palidez de Soledad y Tristeza y azul intenso de Concepción y de Ángeles y suave color celeste de Dulce Nombre y Merced y triste y sombrío morado de Caridad y Mortaja. Ellos viven esa polícroma mariología al recorrer las calles de Sevilla los días grandes de la Semana Santa. Y rezan y piden y se alegran y se emocionan llorando cuando se sienten ser el nudo que une lo sobrenatural que cargan sobre sus cuerpos y lo temporal y humano que irradian los que muy cerca de ellos, pero abajo, en la tierra, creen y piden y esperan y se alegran por lo que significa María en la vida del cristiano.

 

             Y es que ellos, costaleros y capataces de Sevilla, han penetrado por el camino de los débiles y pequeños de este mundo, palabra de Dios, en el enorme misterio de la “llena de Gracia” “de la Bendita entre todas las mujeres” y de aquella humilde esclava, “en la que Dios hizo maravillas”. Ellos la miran con la mirada sencilla del evangelio y, como los corazones puros, lograron ver la obra de Dios. Ojos muy claros se necesitan para abarcar cuanto abarca el Misterio de María. Ojos que quizás la miren llorando, pero nunca más puro el ambiente que cuando terminó de llover.

 

             Y el capataz y el costalero miran su Virgen y ven más allá de su imagen bonita y acogedora. Es la mirada que ante el paso de palio pone el capataz, y elijo éste porque es el que más acabadamente expresa lo que Sevilla siente hacia María, y lo contempla estático en su templo; quieto, sin vida, inmóvil todavía sin expresión y, entonces, él ve lo que nadie puede descubrir; ve el momento exacto y emocional de la salida y el recorrido solemne de la carrera oficial y místico pasar por las naves catedralicias y esos otros mil detalles que surgen durante el recorrido de la estación de penitencia, en la esquina difícil y la calle tortuosa y en la pared muy blanca que devuelve la luz de la cera convertida en fuego y oro... y la entrada. Y esa mirada fría que aparentemente mide y calcula no es más que una manera de frenar el deseo de pronunciar ya la palabra creadora, “a ésta es”, que luego se irá repitiendo con el mismo ritmo acompasado de los días y de las noches.

 

             Y el costalero también la mira y su ver es diferente, porque ya no la volverá a contemplar hasta después..., pero debajo, en su trabajadera, la irá soñando y su vigor humano se irá encarnando en la espiritualidad dolorosa de la imagen y su sangre trasvasará a los varales del palio para darle el mismo ritmo que el corazón produce cuando unisona su latir con la emoción del momento. Si el capataz crea con su palabra vibrante, el costalero encarna en la humildad de su silencio.

 

             MADRE DE DIOS, Patrona de capataces y costaleros de Sevilla, sale de Santa Ana de Triana, para hacerse existencialmente presente durante todo su recorrido. Se presiente su llegada, pero no se llora su despedida. Yo creo que lo que recoge más lágrimas son los mantos largos de las Vírgenes de palio. Cuando el triángulo triunfal de su realeza se contempla por completo es porque, indefectiblemente, ELLA ya pasó... ¡Esos mantos tienen algo de nubes de mañana de Ascensión, que dejan de gozo en el espíritu, pero, al interponerse a nuestra mirada alargada, provocan el sollozo de la añoranza y del adiós! 

 

            Pero  la MADRE DE DIOS en la calle, no se va, no se siente el tirón de la despedida, no se experimenta el peso de losa del manto largo y grande. Va como una rosa, pudibunda y recogida, arropada en su manto rojo y corto, emitiendo su fragancia por los cuatro puntos cardinales de su paso de gloria. Péndula y balanceante sobre la peana, todo oro, luz y espacio, apenas toca ya tierra ni toma postura definida, ni rigidez estática. Rosa purpúrea levemente sujeta por su tallo al tronco áspero y rudo del rosal que le permite jugar con la brisa y la oración que le sube desde la calle y, en tanto, las raíces de sus costaleros la aseguran sembrándola en la tierra trianera.

 

             MADRE DE DIOS, Patrona de capataces y costaleros de Sevilla, en la noche del Día de la Raza, 12 de octubre, hace síntesis completa de Semana Santa y festividades de gloria, porque los que la llevan saben de Baratillo y de las calles Feria y Pureza, de Silencio y Gran Poder, de puertas de San Esteban y compás de Vera Cruz, de Luz y de Pastora. Ella, por ser Madre de Dios, es todo. Y el Altozano es Tabor de transfiguración mariana, donde, dejando los nombres con los que la han invocado en la tierra, queda sólo el nombre que recibe en el cielo, donde tantas veces la pusieron al levantarla en sus pasos, el de MADRE DE DIOS.

 

             Hermandad de Madre de Dios, la más pequeña entre las Hermandades de Sevilla, como la semilla diminuta del evangelio, cobija, sin pretenderlo, a todas las Hermandades y Cofradías, por ser la de capataces y costaleros.

 

 

Carlos Carrillo de Albornoz, S.J.

 

 

Volver

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INICIO | HERMANDAD | JUNTA DE GOBIERNO | ACTUALIDAD | CULTOS | BOLETINES | ENLACES | GALERÍA DE FOTOS | Mapa del Sitio


Sub-Menú:


Regresar al contenido | Regresar al menú principal